Saltar al contenido
Como hacer sidra

La mejor época para injertar

las mejores épocas para injertar

La mejor época en que generalmente se realiza el injerto de estaquilla es en la pri­mavera, hacia los meses de abril o mayo. Todo según la climatología de la localidad y el estado más o menos adelantado de la esta­ción.

Con más precisión, los horticultores modernos señalan como dato práctico y pre­ciso el momento en que la variedad que vamos a injertar debe hallarse en flor. De esta forma sir­viéndonos, por tanto, de guía el que otros manzanos de la misma variedad se hallen florecidos.

Muchos horticultores se apresuran a in­jertar temprano, encontrándose con poca savia y dificultad de poderse desprender fá­cilmente las cortezas en el injerto de coro­na. No hay que apresurarse, sino esperar a que el patrón esté francamente en savia, y el injerto o estaquilla a punto de entrar en ella, o sea más atrasado.

Índice

La mejor época para injertar según la savia

En algunos países se empieza a injerta este injerto en otra época del año. Essto es cuando la savia declina en fuerza y cantidad. Hacia septiembre y aun octubre, con injertos, cla­ro es, cogidos de los árboles en esa época, en la cual los brotes anuales, que son los que deben emplearse, se hallan completa­mente desarrollados y maduros. En este momento, la savia contenida en el patrón y en la estaquilla es suficiente para provocar la soldadura de estos dos elementos. Pero no tanta como para hacer brotar inmediatamente a las yemas del injerto.

Otra ventaja tiene esta injertación de fin de verano u otoño, y es que si algunas es­taquillas no prendieran como deben hacerlo en la primavera. Nos quedaba la opción de hacer en esa estación nuevos injertos en los puntos donde se efectuaron los fallos.

Esquejes en primavera, la mejor época.

Los esquejes para injertar en estación primaveral van a destacar de los árboles en los meses de diciembre o enero. Entonces se meterán en mazos etiquetados, en tierra suelta o arena, contra un muro mirando al Norte. De esta forma dejamos las puntas a flor de tierra, para ver cuándo las yemas superiores engor­dan. Todo ello como indicio de su próximo desarrollo y momento de emplear dichos esque­jes, cortándolos en trozos o estaquillas, se­gún lo hemos dicho.

Cuando esas yemas terminales están a punto de brotar, las de en medio o centrales, que son las preferidas para su empleo, están todavía empe­zando a engordar. Y también en condiciones de ser injeridas en el patrón ya preparado.

En todos los casos, cuando se destacan los esquejes del árbol, se les debe quitar en seguida las hojas. Esto se hace dejándolas solamente el rabillo o pedúnculo, pues si dejáramos las hojas, éstas absorberían la savia del esque­je, quedando inútil para la injertación.

Mejor época para injertar las estaquillas en el injerto de corona

Las estaquillas colocadas atraen la savia que sube del patrón, por lo que si se espa­cian a mucha distancia unas de otras. La sa­via deja de ascender en esos espacios inter­medios, la corteza se reseca, se desprende y se pudre, y con ella la madera que está de­trás.

Si las dos estaquillas que hemos colocado en el injerto de hendedura arfen a made­ra, desarrollándose normalmente, cuando estén bien constituidas y vigorosas se debe quitar una de ellas, la más débil. La que for­mará la copa del futuro árbol. Si se dejan las dos, la formación no es tan per­fecta, y, además, el árbol con dos ramas principales tiene tendencia a desgajarse por la acción del viento y demás fuerzas exteriores.

Si en el tronco o rama que hemos injer­tado nacen algunos brotes o ramillas de ye­mas adventicias, o existen ya algunos pe­queños brotes, no hay inconveniente en de­jarlos. Estos son llamassiavías, que atraen la que sube por el patrón. además contribuyen a vi­gorizar y aumentar la que llega a las esta­quillas, beneficiando el brote y desarrollo de éstas.

Ahora bien, no se les debe dejar que se vigoricen demasiado, pues podrían perjudicar a los brotes del injerto. Por lo que se les despuntará, dejando solamente algunas hojitas de la parte inferior. Después se deberá hacerlas desaparecer desde su nacimiento, cuando hayan desarrollado cumplidamente las estaquillas del injerto.

Recomendamos también proteger las tiernas ramillas brotadas en el in­jerto, que pueden ser tronchadas por el viento, pájaros u otras causas. Lo que pue­de hacerse con ramas secas, que se deben atar en el tronco. Esperamos que te haya quedado claro cual es la mejor época para injertar.

Más sobre injertos

Te invitamos a que sigas estudiando sobre la reproducción del manzano por injertos, leyendo nuestro apartado que se trata del injerto de yema.

Si lo que quieres es estudiar más sobre injertos o tener otra visión, puedes ver este artículo sobre este tipo de injerto.