Saltar al contenido
Como hacer sidra

Recolección de la manzana

recolección de la manzana

La recolección de la manzana se realiza generalmente a mediados o final de octubre, a excepción de las po­cas variedades que se cultivan de madura­ción temprana o media.

Cuantos mayores cuidados se pongan en la recogida de este fruto, mayores también serán las recom­pensas obtenidas en su buena conservación, aspecto y gusto.

Mediados o fines de octubre es la época más apropiada para la cosecha de la man­zana. Depende también el medio en que viven los árboles y su orientación e influencia del tiempo.

Aunque es muy dificil apreciar el momento preciso de separarla del árbol, en variedades poco conocidas, hay indicios que lo denuncian, como son :

  • el cambio de color de la epidermis, abando­nando el color verdoso y tomando un tinte amarillento y transparente ;
  • el olor agrada­ble que despide el fruto y el color de las pe­pitas, que comienzan a oscurecerse hacia un matiz de color castaño o caoba; además, disminuye ligeramente su densidad y la pul­pa se ablanda,
  • el que empiecen a caerse de por sí también es una señal de que debemos comenzar a recogerlas.

Y nada de meter las yemas de los dedos en la pulpa, pues cada depresión significa un principio de pu­trefacción de ella.

Índice

Épocas de recolección de la manzana

Si se apresura o adelanta la recogida de la manzana, cogiéndola todavía verdosa, se arruga en la conservación. Si por el con­trario, se la deja demasiado tiempo en el árbol, se vuelve su carne pastosa e insípi­da y se pudre pronto, no se conserva bien.

La mayor parte de las variedades preco­ces conviene recogerlas en cuanto su color verde pasa al amarillento. Lo que sucede es que los productores las recogen antes de su madurez, por temor a que se pasen o estro­peen en los viajes.

Las de otoño podrán cosecharse cuando al cogerlas quedan fácilmente en la mano. Si se cogen tardíamente se vuelven fa­rinosas y además cae mucho el fruto, con sensible pérdida.

Las variedades tardías se recolectarán a fines de octubre, cuando también se desta­can con facilidad. Pero algunas variedades muy tardías pueden permanecer en el árbol hasta entrado noviembre. No está mal en coger primero las exteriores, que tendrán color más uniforme, dejando las frutas in­teriores para recogerlas más tarde. De esta for­ma tendremos lotes de mayor igualdad en color y tamaño, que serán muy apreciadas en el mercado.

¿Como recolectar las manzanas?

recolección manzana

Las manzanas recolectadas en árboles de formas bajas o espaldera maduran antes que las cultivadas en todo viento; circuns­tancia que deberá tenerse en cuenta para la recolección.

Cuando hayan perdido la rociada mati­nal es buena hora de recolectar la manzana, cogiéndolas a mano llena y levantándolas para que se desprendan. Después se dejan suavemente en un capacho o cesto, con otras muchas, en montón, si se trata de manzana corriente de escaso valor. Si es fruto de primera calidad o primor, se deben colo­car en bandejas sobre lecho blando, y en dos capas, a lo sumo.

Debemos advertir que la manzana es más delicada que la pera en su piel. Por lo que los golpes y magullamientos traen consigo, luego, la putrefacción, haciéndose inútiles para una larga conservación.

Desde luego condenamos el sistema de mover o apalear el árbol para que caigan al suelo los frutos . Por lo menos, la man­zana de mesa no admite ese fácil, pero pri­mitivo y dañoso medio de recolección.

Recolección de la manzana según la altura del arbol

recolección manzanas

Para la recogida del fruto de los manza­nos a todo Viento, situado en la parte alta, hay que subirse al árbol o encaramarse en escaleras portátiles. También se emplea pa­ra los altos frutos la cogedera de frutos, consistente en un pequeño saco de lona fuerte, sujeto a un aro rígido y dentado o engallonado para meterlo en el rabillo del fruto y obligarlo a caer en el saco. Va pro­visto este aro de un engaste en el que se ajusta una pértiga de palo o caña de bam­bú. Esta pertiga con longitud suficiente para alcanzar las mayores alturas de los árboles desde el suelo.

Recordamos aquí lo que dijimos de los manzanos constituidos en espalderas o for­mas bajas,. Este tipo de manzanos ofrecen la facilidad de cosechar la fruta sin necesi­dad del empleo de las acrobáticas escalas. También ofrecen facilidades de poda y defensa contra las plagas, dado que se encuentran dominados por el hombre desde el suelo.

Los encargados de recoger la manzana deben tener cortadas las uñas al rape. Este detalle parece nimio, pero muchos frutos quedan arañados y con pequeñas he­ridas que dan motivo a una putrefacción prematura, que imposibilita puedan conser­varse.

Te invitamos a que sigas estudiando la manzana, leyendo nuestro siguiente apartado que se trata de la conservación de las manzanas.

Si lo que quieres es estudiar más sobre la recolección de las manzanas, puedes leer este artículo que habla sobre este tema.