Saltar al contenido
Como hacer sidra

Reproducción del manzano por semillas

reproducción del manzano por semillas

Es importantísimo este procedimiento de reproducción por semillas del manzano, sobretodo para los horticultores de viveros.

Las semillas se deben obtener de manza­nas perfectamente maduras, o, mejor pu­diéramos decir, excesivamente maduras. Para ello deberán contener pepitas negras y elegir las mayores, más pesadas y brillantes.

Algunos aprovechan las semillas de los orujos procedentes del prensado de la man­zana para la obtención de la sidra. Aunque no somos partidarios de esta utilización, pues muchas de ellas resultan vanas y estropea­das por la presión. Por lo tanto es mejor recurrir a las buenas frutas, que tendrán las semillas de calidad. Estas semillas las sacaremos por suave tri­turación, retirándolas cuanto antes de la pulpa y lavándolas abundantemente para quitarles todo germen que pueda destruir­las. En este lavado escogeremos las que caen en seguida al fondo del recipiente, que será las mejores, y desecharemos las que sobre­nadan.

Las semillas procedentes de las frutas de árboles ya bien desarrollados, sanos y vigo­rosas, son las que debemos preferir. Des­de luego, seran semillas de árbol cultivado, ya que los sil­vestres no dan tan buenas plantas para la injertación.

Recogidas las semillas y bien lavadas, se extienden en una tabla o tela para que se sequen perfectamente, removiéndolas de vez en cuando.

Conviene emplear las semillas cuanto an­tes, pues con el tiempo se pierde la facultad germinativa. A este fin deben ser sembra­das durante el año de su recolección, con­servándolas entretanto en lugar fresco, pero no húmedo, y al abrigo de la luz.

Índice

Reproducción por estratificación de semillas

reproducción del manzano por semillas con estratificación
Estratificación de pepitas de manzano en una
maceta.

Aunque no es absolutamente indispensa­ble la estratificación para la simiente de manzana, bueno es proceder a esta opera­ción. Gracias a ella no solamente atendernos a su buena conservación, sino que procura­mos estimular y adelantar la germinación.

La estratificación consiste en colocar la simiente en un medio propicio de buena conservación y de preparación para que pueda entrar rápidamente en actividad. Se colocan para ello en recipiente de flores , en cuyo fondo se pone guijo menudo, como primera capa, para la con­veniente filtración y aireación. Después otra encima de arena o tierra fina, de unos tres cen­tímetros de grueso, y sobre ella una capa de simiente. Alternándose así las capas de arena y simiente hasta llenar el tiesto o la parte que juzguemos suficiente a nuestras necesidades.

La tierra o arena que se emplee debe hallarse ligeramente húmeda, pero no mojada.
El tiesto así preparado se podrá dejar en un sótano o cueva de temperatura constan­te y con poca luz. También puede enterrár­sele en el huerto, al abrigo de una pared y recubierto con una capa de tierra de 30 a 50 centímetros de altura.

germinación semillas manzanas

La pepitas de manzana no necesitan tan­to tiempo de preparación para germinar corno las de hueso, por lo que les basta una corta estratificación. Hacia final del año se pueden estratificar y en la primavera estarán ya en disposición de ser sembradas. Es cuando sus cotiledémes se habrán hin­chado y proporcionarán el necesario primer alimento al germen o embrión, que tratará de producir el rejo. Si encontramos las semillas con la raicilla demasiado adelantada o alargada, como aparece en la figura, se le debe podar en a o más arriba, par en la siembra no se rompa.

Reproducción por semillas en almáciga y semillero

El terreno de la almáciga debe ser rico en humus, permeable y de profundidad media. Se hallará bien mullido y estercola­do, con buena basura pasada que no queme las tiernas raicillas.

Como la superficie del semillero que se necesite no será mucha, tratándose de cul­tivadores, puede aprovecharse algún terre­no abrigado por la protección de un muro bien orientado.

reproducción del manzano por semillas con semillero

La siembra puede hacerse a voleo. Pero si las semillas tienen algo de raíz y son en pequeña cantidad, como es de suponer, no significa mucho trabajo el sembrarlas a gol­pe. A golpe, una a una, con lo que, además, tendre­mos más garantía de que nazcan un mayor número de plantas y más rápidament. De esta forma nos ahorraremos también la labor que su­pone el aclareo de plantas.

Se colocan las semillas en líneas separadas unos 15 centímetros, y de ocho a diez centímetros una de otra. Luego se cubren ligeramente, debiendo quedar enterradas anos tres centímetros como maximo. Con un ligero apisonamiento que asegure el contacto de las semillas y la tierra.

Habrá que dar al semillero el número de escardas que exijan el nacimiento de hier­bas y otras plantas que puedan perjudicar a un buen enraizamiento. Cuando se obser­ve sequedad en el semillero, se le regará cuidadosament. Si se quiere, puede man­tenerse ese estado de humedad conveniente cubriendo con una capa de paja o material semejante. Si el sol fuese excesivamente fuerte, pueden resguardarse las tiernas plantas con un tejadillo de pljizo, esteras o cosa apropiada.

Cuando la siembra se hubiere practicado a voleo, se precisará llevar a cabo un acla­reo. De esta forma dejaremos las plantitas a distancia conveniente de 15 a 20 centímetros unas de otras.

Reproducción de semillas en vivero

Se elegirá corno terreno para vivero uno que se halle orientado hacia el Sur. De esta forma lo resguardaremos de los vientos dominantes. Tambien es importante que sea de buena tierra franca, de pan sembrar o yer­bal, pero nunca un suelo en el que hubieren existido antes manzanos ni perales. Pues aunque en él las plantas no han de perma­necer mucho tiempo, o sea que no han de ponerse de asiento definitivo, sin embargo les sería fatal para su desarrollo un terreno en esas condiciones.

El terreno de vivero se prepara concien­zudamente, dando una cava de desfonde y uniendo a las tierras un buen estiércol con­sumido. Todo ello en una cantidad no inferior a un carro corriente por área. Se desterronará y mullirá perfectamente. Las operaciones de desfonde conviene hacerlas en el invierno, pues así se benefician las tierras con la me­teorización y acción eficaz de las inclemen­cias del tiempo.

Preparación para plantar en vivero

reproducción del manzano por semillas en vivero

Algunos opinan que el terreno para vive­ro no debe ser de excelente calidad. Pues asi las plantas, acostumbradas a él, no pue­den prosperar en otro de inferior calidad en el que han de ser colocadas definitivamente. Nosotros opinamos que, aparte de que es difícil saber de antemano las condiciones del terreno que puede tener un man­zanal a formar.

Para ver si hay igualdad de clase de terreno, creemos que las plantas robustas y bien constituidas que hemos con­seguido en un buen terreno se hallarán en ,mejores condiciones de prosperar y seguir desarollándose que otras más raquíticas cultivadas en un suelo de más inferior ca­lidad.

También quieren otros que la planta se coloque en el vivero en igual posición y orientación que la que tuvo en la almáciga: todo lo cual nos parece, si no del todo des­provisto de fundamento, algo cercano al prejuicio y un tanto a la incultura.

Arranque y poda plantitas en vivero

poda plantita manzano en viveros

Al año, próximamente, es cuando se debe proceder al arranque de las plantitas de la almáciga, o sea hacia el mes de noviembre en climas benignos, o en febrero, y lo más tarde en marzo, en localidades frías y llu­viosas.

El arranque deberá ser cuidadoso, ya que se trata de plantas muy tiernas, y así se rompen menos raicillas. Después de des­echadas las de mala forma y color amarillo, se cogen unas cuantas, formando un haz o mazo, y se les quita, de un tajo, par­te de la raíz napiforme, y con otro golpe se les poda, según se ve en la figura , para quedar las plantas en la forma que aparece en la misma figura.

Convendrá proceder cuanto antes a la nueva plantación, pues estas plantitas se secan fácilmente, y si por cualquiera causa tuvieran que estar unos días en ese estado, bueno será colocarlas en zanja, bien tapa­das, y, antes de ser plantadas, someterlas a un garapiñado o baño, algo espeso, de ar­cilla y boñiga de vaca desleídas en agua.

¿Como plantar en el vivero?

La plantación en vivero puede hacerse en líneas equidistantes a 70 centímetros, y en­tre ellas a 40 ó 50 centímetros.

En esas líneas tiradas a cordel se abrirán pequeños hoyos, más bien anticipadamente, en los que se colocarán las plantas sin que el cuello quede enterrado, pero bien asenta­das y sin huecos entre las raicillas.

Con­vendrá regarlas para su mejor asiento y arraigo, y se las cuidará haciendo las labo­res de escarda que sean necesarias para im­pedir la salida de hierbas y otros vegetales que puedan estorbar la buena vegetación de los plantones. Así como deshacer la cos­tra que se forma con los riegos que deben prodigarse durante el verano para conser­var la humedad precisa.

Patrones

En el vivero estarán estas plantitas des­arrollándose hasta la época, más aprópiada, y constituyen los llamados patrones de franco, procedentes de pepitas de manzano cultivado, como hemos visto.

Existen otros dos patrones, además del franco, que hemos visto se multiplica por semilla, y que son el doucín y el .paraíso, que se diferencian del primero, principal­mente, por su vigor.

El doucín, de origen desconocido, aun­que se cree del Oriente, es de un vigor intermedio entre el franco y el paraíso, y se emplea más generalmente como porta-injerto para el cultivo de manzanos de for­mas de mediano tamaño, entre el todo vien­to y los cordones. Es bastante rústico ; las variedades injertadas en él dan frutos de buen tamaño y no tardan en empezar a fructificar.

El manzano paraíso, también originario, tal vez, del Oriente, es el menos vigoroso de los tres y se cultiva para producir manza­nos enanos o de formas bajas. Pero produ­ce frutos magníficos, por lo que se le em­plea para el cultivo de clases selectas o de primor, que no se podrían obtener con los manzanos francos y en forma de todo vien­to. Es algo delicado, por lo que exige un cultivo esmerado, buen terreno, llano, y cuidado especial de sus raíces, que son muy superficiales, por cuya razón se enfranque­cen con facilidad. De esta especie enana se conocen dos variedades : el negro y el amarulo, prefiriéndose éste por su mayor rusticidad.

Ventajas y desventajas de la reproducción por semillas

Por este procedimiento de reproducción por semillas se reproduce la especie. Pero no se obtiene la variedad con la fidelidad o justeza que el fruticultor pudiera desear.

No se obtiene árboles capaces de dar frutos distintos del que procedía la simiente empleada para su reproducción.

Y lo que es peor, en gene­ral, nos da frutos de inferior calidad, pequeños, de sabor inadecuado al consumo y menos nu­tritivos.

Lo expresado sobre la reproducción por semillas nos dice bastante sobre las ventajas que se alcanzan con la siembra de las semillas de los frutales, al dar distin­tas variedades de la simiente elegida . Pero nosotros no podemos utilizar este medio, que no se presta a la obtención segura de bue­nas variedades en los frutales denominados de pepita.

Sin embargo, el fruticultor emplea mu­cho la semilla para la obtención de plantas de manzano o patrones en los que injerta la variedad que desea cultivar.

Generalmente, quien hace la siembra, y hasta el injerto de las plantas así obtenidas, es el especialista que tiene almáciga y vivero. El parti­cular compra a este especial esta el número de plantas de las es­pecies y variedades que desea dedicar al cultivo en su terreno. Pero a alguno de estos cultivadores puede interesarle el saber cómo se obtienen es­tas plantas para criarlas e injertarlas en su propio terreno. Entonces vamos a dar algunas nócio­nes sobre la siembra y reproducción del manzano por semillas. Esta explicación va a estar está bastante justificado en éste caso, ya que al tratarse de manzanares o pomaradas, hace falta un número conside­rable de árboles.

Más artículos sobre el manzano

Te invitamos a que sigas estudiando el manzano, leyendo nuestro siguiente apartado que se trata de la obtención de patrones por acodo.

Si lo que quieres es estudiar más sobre el manzano o tener otra visión, puedes ver este artículo sobre como cultivar a partir de la semilla.