Saltar al contenido
Como hacer sidra

Injerto de hendidura

injerto de hendidura

En términos generales, el injerto de hendidura se emplea en patrones de poco grue­so. Patrones que pueden alcanzar el grosor corres­pondiente al de un lápiz, hasta el de unos tres a cuatro centímetros. También este injerto se podra realizar en ramas grue­sas hasta en troncos de 15 y 20 centímetros. Para ello deben estar en condiciones de me­recer la reinjertación por su buen estado de corteza y sanidad.

Si el patrón es muy delgado, como un lá­piz, se abre verticalmente con una serpeta o navaja de injertar, no muy afilada, en el largo aproximado del esqueje o estaquilla que se va a introduci. Este esqueje deberá llevar dos cortes laterales hechos con simetría y de modo que queden exteriormente dos tiras de corteza iguales. Estas dos tiras de corteza han de coincidir con las que ofrezcan en los cortes las cortezas del patrón al ser hendido.

injerto de hendidura
Injerto por hendidura

Creemos que la simple inspección de las figuras bastará para comprender esta forma de in­jertar. El de la figura siguiente es el injerto a inglesa,. Este injerto se emplea más en las estaqui­llas o sarmientos de la vid, que se unen para hacerlos enraizar.

injerto de hendidura ingles
Injerto por hendidura inglesa

Aquí debe suponerse que la parte inferior, en una y otra figu­ras, están enraizadas, constituyendo el pa­trón, y las superiores son los esquejes, que lleva­rán sus correspondientes yemas, que brota­rán para formar el nuevo árbol.

Proceso de injerto por hendidura

Cuando el patrón tiene un grueso de dos a tres centímetros, se le secciona en forma inclinada y se hace en su parte más alta un corte plano para el buen asiento de la esta­quilla.

Se debe procurar que la hendidura no abarque todo el diámetro del pa­trón. De esta forma se le lastima menos y es sufi­ciente la ranura practicada para dar cabida a la parte seccionada de la púa.

Este trozo de esqueje, D, se corta en forma de hoja de cuchillo de modo que en una parte quede un poco de corteza, a, que deberá coincidir con las cortezas incididas del patrón, C. Esto es indis­pensable, pues de no efectuarse esta unión intima, no hay posibilidad de que se haga la soldadura del patrón con el injerto.

proceso injerto de hendidura

Si la hendidura se ha efectuado con pericia, debe entrar la estaquilla ajus­tada. Es entonces cuando se golpeá la estaquilla suavemente y con cuidado, sobre todo, lo volveremos a repetir, las cortezas deben coincidir perfectamente. En es­te caso no hace falta ligar, pero sí embetu­nar las heridas y cortes producidos en el patrón, principalmente, y en el injerto. Se debe exten­der algún buen ungüento de injertar en todas las superficies cortadas, de modo que queden absolutamente cubiertas y aisladas del aire exterior, con lo que conseguiremos una rápida curación y cicatrización de di chas heridas.

Injerto doble de hendedura

Cuando el patrón a injertar alcanza el grueso de unos cuatro centímetros, se hace la hendedura completa, según un diámetro, con la serpeta, cuchillo o formón especial. La hendidura se hace verticalmente, y en una altura proporciona­da a la que tengan las estaquillas prepara­das. Estas estaquillas pueden ser dos, una para cada extremo del diámetro rajado.

idoble
Injerto doble de hendidura

De los esquejes que se tengan a disposi­ción, según la época en que se verifique la operación, como luego veremos, se escoge la parte central. Se desprecia la parte superior del esqueje porque suele tener yemas demasiado germinadas. También se desprecia la inferior de los esquejes, por acusar sus yemas poco desarrollo.

De esa parte central se corta la longitud sufi­ciente como para que quede una estaquilla con dos o tres yemas. Entonces en se dan dos cortes, según se ve en E de la figura. De tal forma que por los lados quede la corteza b, que ha de coincidir con las dos que aparecen en cada lado de la hendidura practicada en el patrón F.

Para meter con facilidad las dos estaqui­llas basta separar la hendedura con la hoja del cuchillo o serpeta. También puede intro­ducirse una cuñita de madera dura o hueso, en el centro de la referida hendedura. De modo que no estorbe a la colocación de las púas, que quedarán aprisionadas al ser retirada la cuña que metimos provisionalmente.

Te invitamos a que sigas estudiando sobre la reproducción por injertos, leyendo nuestro siguiente apartado que se trata del injerto de corona.

Si lo que quieres es estudiar más sobre injertos o tener otra visión, puedes ver este artículo sobre este tipo de injerto.